La Paz de Dios

martes, 21 de octubre de 2008

Conexión con el Alma



Taller Presencial


Bienvenido!!!
Te ofrezco este espacio para aprender a conocerte, a sanarte, a recuperar a tu niño, aprendiendo a amarte y a escucharte, vibrando en la energía de Luz que nos regresará a la Fuente trayendo nuestro Cielo a la Tierra!
Conexión con el Alma es un Puente Arco Iris que te abrirá la puerta al AMOR INCONDICIONAL.

~~ Te volverás más luminoso y liviano activando tu Merkabah, tu vehículo de Luz que te alineará con la vibración de tu Verdadero Ser.

~~ Aprenderás a sanarte Multidimensionalmente, cocreando espacio para LA LUZ VERDADERA.

~~ Te reecontrarás con tu Alma quien te guiará hasta tu Plano Azul Original que ella ha diseñado para que manifiestes en este Plano, y con tu niño, quien te enseñará a volver a amarte, amándolo.

~~ Recuperarás la energía atrapada en los Contratos del Alma para manifestar la Abundancia de todo lo bueno que en ellos había quedado.

~~ Incorporarás una herramienta que te conducirá a desarrollar tu capacidad extrasensorial.

~~ Se te entregará tu Música de tu Canal de Luz Alfa Omega, canalizada por Brinda Mair con tu nombre completo y fecha de nacimiento proporcionados al momento de inscripción en el taller. Esta llave que te permitirá estar armónico y volverte "visible" a los Universos de Luz Verdadera, conectándote con tu Plano Azul Original.

Sé que se puede!
Compartamos este aprendizaje atreviéndonos a cruzar el Puente Arco Iris que el Padre nos ha tendido!!!







http://www.canalizandoluz.com/sendero.texto.php?id=101

Contacto e informes:





Abandona el laberinto



Taller Presencial


Abandona el Laberinto te conectará con quién Verdaderamente Eres guiándote a comprender en el día a día los signos mensajeros del Espíritu, un lenguaje nuevo que incorporarás para interpretar lo que lo Superior en nosotros desea que precipitemos en el Aquí y el Ahora.
Incorporar un código de interpretación interdimensional, un lenguaje, que te permitirá comprender los mensajes del Espíritu en tu vida a través de las Estrategias del Laberinto canalizadas por Brinda Mair, para que de esa forma nunca más vuelvas a sentirte separado de lo Superior en ti.


Es el comienzo de la disolución de la ilusión del velo de separación.

DESAFÍO: Volverse REAL INTERDIMENSIONALMENTE


SE TE ENTREGA UNA HERRAMIENTA DE LUZ: Recibirás tu música del Alma de tu Canal de Luz de sanación kármica personal, canalizada por Brinda Mair y calculada numerológicamente con tu Nombre profano y tu fecha de nacimiento que has proporcionado en el momento de tu inscripción.


Anímate!! y aprende a vivir en Oportunidad y transformar tu Vida en un Arte, amándote y amando lo que haces y lo que tienes, descubriendo los Puentes Arco Irisque el Padre nos envía, con su inconmesurable Amor.







Sembrando Abundancia



Taller Presencial


Co-Creadora: Brinda Mair


Preparando nuestra TIERRA INTERNA, hacienndo espacio a la Oportunidad a través de la conexión con lo Superior en nosotros, para sembrar buenas semillas.

Taller de cuatro horas de duración, es un conocimiento completo e integrado, introductorio a los talleres de Conexión con el Alma® y Abandona el Laberinto®.

Incluye: un CD y tu música del Alma de tu rueda kármica personal canalizada por Brinda Mair y calculada a partir de tu nombre completo y fecha de nacimiento (que recibirás vía email en un archivo de audio adjunto)

Incluye como temas:
El Alfa y el Omega.
Los siete sellos del Apocalipsis
Los chacras de Ascensión.
El Cuerpo de Luz del Adán-Eva Kadmón
Los Universos
Las dimensiones
Canalización de Brinda Mair en el Jardin Japones titulada "El Arte de la Canalización"




Enlace: http://www.canalizandoluz.com/sendero.texto.php?id=637

Contacto: aleyla@canalizandoluz.com

El principio narciso


Mi hija me había telefoneado varias veces, para decirme: “Mamá, tienes que venir a ver los narcisos antes de que se acaben.”
Yo deseaba ir, pero era un camino de dos horas desde Laguna hasta Lake Arrowhead. “Iré este martes”, le prometí con cierta renuencia, cuando llamó por tercera vez.

El martes amaneció frío y lluvioso. Sin embargo, había yo prometido, y manejé hasta allá a regañadientes. Cuando finalmente entré a la casa de Carolina, los gozosos sonidos de niños felices me dieron la bienvenida. Encantada, abracé y saludé a mis nietos.

“¡Olvida los narcisos, Carolina! ¡El camino está invisible con estas nubes y esta niebla, y no hay nada en este mundo, excepto tú y estos pequeños, que yo desee ver tanto como para manejar una pulgada más!”

Mi hija sonrió calmadamente y dijo: “Nosotros manejamos en estas condiciones todo el tiempo, Mamá.” “Bueno”, le aseguré, “no me harás volver al camino sino hasta que aclare, y entonces ¡será para encaminarme a mi casa!”

“Pero, primero, vamos a ver los narcisos. Son sólo unas pocas cuadras,” dijo Carolina. “Yo manejaré, estoy acostumbrada a esto.”

“Carolina”, dije firmemente, “por favor.”
“No te preocupes, Mamá, todo está bien, te lo aseguro. Nunca te perdonarías haberte perdido esta experiencia.”


Después de unos veinte minutos, doblamos a un angosto camino de grava y vimos un pequeño templo. Al otro lado del templo, vi un letrero hecho a mano, con una flecha, que decía: “Jardín de Narcisos.”

Salimos del auto, cada una tomó a un pequeño de la mano, y yo seguí a Carolina por el sendero. Entonces, al doblar una curva, miré y quedé boquiabierta. Delante de mí estaba la vista más gloriosa. Parecía como si alguien hubiera tomado una enorme tina de oro y la hubiera derramado sobre la cumbre del monte y sus laderas.


Las flores estaban plantadas en majestuosos diseños arremolinados, grandes fajas y tiras de un anaranjado intenso, blanco cremoso, amarillo cetrino, salmón rosa, azafranado y amarillo mantequilla. Cada variedad de diferente color estaba plantada en grandes grupos, de tal manera que se arremolinaban y ondulaban como un solo río, con su propio y único matiz. Había cinco acres de flores, unas dos hectáreas y media.


“¿Quién hizo esto?”, le pregunté a Carolina.
“Una mujer nada más”, me respondió Carolina. “Ella vive en este terreno. Ésa es su casa.” Carolina señaló una casa bien cuidada con una estructura en A, pequeña y modestamente asentada en medio de toda esa gloria. Caminamos hasta la casa.


En el patio, vimos un letrero. “Respuestas a las Preguntas que Yo Sé que Estás Haciendo”, decía el encabezado.

La primera respuesta era una sencilla: “50.000 bulbos.”
La segunda respuesta era: “Uno a la vez, por una mujer. Dos manos, dos pies y un cerebro.”
La tercera respuesta era: “Comenzó en 1958.”
Para mí, ese momento fue una experiencia -que-cambia-la-vida.

Pensé en esta mujer a quien nunca había conocido, quien, hacía más de cuarenta años había empezado a traer, un bulbo cada vez, su visión de belleza y gozo a una obscura cima de un monte. Plantando un bulbo cada vez, año tras año, esta mujer desconocida había cambiado para siempre el mundo en que vivía.


Un día cada vez, ella había creado algo de extraordinaria magnificencia, belleza e inspiración. El principio que su Jardín de Narcisos enseñó es uno de los grandes principios para celebrar.


Esto es, aprender a movernos hacia nuestras metas y deseos un paso cada vez –a menudo tan sólo un pasó de bebé cada vez y aprender a amar el hacer, aprender a usar la acumulación de tiempo.
Cuando multiplicamos minúsculos espacios de tiempo con pequeños incrementos de esfuerzo diario, encontraremos que podemos realizar cosas magníficas. Podemos cambiar el mundo…

“Me pone triste, en cierto modo”, admití a Carolina. “¿Qué hubiese yo logrado si yo hubiese pensado en una meta maravillosa hace unos treinta y cinco o cuarenta años, y hubiese yo trabajado esa meta ‘un bulbo cada vez’ a través de todos esos años? ¡Nada más piensa en lo
que yo hubiera realizado!”
Mi hija resumió el mensaje del día en su manera directa usual: “Empieza hoy”, dijo.

Ella estaba en lo cierto. Es tan sin sentido pensar en las horas perdidas del ayer. La manera de hacer el aprendizaje una lección de fiesta en vez de una causa de pesar es preguntar
nada más: “¿Cómo puedo usar esto hoy?”


Usa el Principio Narciso.

No esperes…

Hasta que tu auto o tu casa estén pagados.
Hasta que consigasun nuevo auto o casa.

Hasta que termines la escuela.
Hasta que regreses a la escuela.

Hasta que limpies tu casa.
Hasta que organices tu cochera.

Hasta que limpies tu escritorio.
Hasta que bajes cinco kilos.
Hasta que subas cinco kilos.


Hasta que te cases.
Hasta que te divorcies.

Hasta que tengas niños.
Hasta que los niños vayan a la escuela.

Hasta que tus hijos se vayan de la casa.
Hasta que te retires.

Hasta la primavera.
Hasta el verano.

Hasta el otoño.
Hasta el invierno.

Hasta que mueras…


No hay mejor tiempo que ahora para ser feliz!!!
La felicidad es un viaje, no un destino.


Así, trabaja como si no necesitaras dinero.
Ama como si nunca hubieras sido lastimado.
Danza como si nadie te estuviera mirando.
Que tengas un día precioso, un día narciso.

No tengas miedo de que tu vida termine, ten miedo de que no comience.




Anónimo

viernes, 17 de octubre de 2008

Un Ángel... a tu lado


Que siempre tengan un angel a su lado,
Velando por ustedes en todo lo que hagan.

Recordándoles que deben seguir creyendo en días más luminosos.

Encontrando la forma para que sus deseos y sueños los lleven a lugares más bellos.

Dándoles esperanza, que es más confiable que el sol,

Otorgándoles la fuerza de la serenidad como guía.

Ojalá siempre tengan amor, consuelo y aliento.



Que siempre tengan un angel a su lado.

Alguien que los sostenga si se caen,

Estimulando sus sueños,

Inspirándoles felicidad.

Tomándolos de la mano y ayudándolos a superar las dificultades.
Todos los días de nuestras vidas se encuentran en permanente cambio.
Las lágrimas aparecen tanto como las sonrisas.

A lo largo de los caminos recorridos,

que la distancia sea más placentera que solitaria.

Que reciban dones que nunca terminen: alguien maravilloso a quien amar,

y un amigo del alma en quien confiar.

Que siempre aparezca el arco iris después de la tormenta.

Que siempre les abrigue la esperanza.



Y que siempre haya un ángel a vuestro lado




Emilia Larson

jueves, 11 de septiembre de 2008

A los Pies del Maestro


Cuando tu cuerpo desee algo, detente y reflexiona si Tu realmente lo deseas. Porque Tu eres Dios y querrás solamente aquello que Dios quiere; pero es preciso que busques en la profundidad de tu ser, hasta encontrar al Dios en tu interior y escuchar Tu voz que es Su voz.


A menudo, cuando se presenta una oportunidad de ayudar a alguien, el cuerpo físico dice: "¡Qué molestia me causa esto, dejemos que lo haga otro!" Pero el hombre replica a su cuerpo: "Tú no me impedirás efectuar una buena obra".

El cuerpo astral tiene sus deseos por docenas; querrá que tu montes en cólera; que digas palabras ásperas, que sientas celos, que codicies dinero, que envidies las posesiones ajenas... Deseará todas estas cosas y muchas más, no porque quiera hacerte daño, sino porque gusta de las vibraciones violentas y le place cambiarlas continuamente. Pero tu no necesitas de estas cosas y por tanto debes discernir entre tus necesidades y las de tu cuerpo astral.

Tu cuerpo mental deseará considerarse orgullosamente separado de los otros; pensar mucho en sí y poco en el prójimo. Aún cuando lo hayas desligado de los intereses mundanos, tratará todavía de ser egoístamente calculador y de hacerte pensar en tu propio progreso en vez de pensar en la labor del Maestro y en ayudar a los demás.
Porque el discípulo es uno con su Maestro, y basta con que eleve su pensamiento, hasta el pensamiento del Maestro, para percibir inmediatamente si concuerda con él. Si no está de acuerdo, su pensamiento no es correcto y lo cambiará instantáneamente, porque el pensamiento del Maestro es perfecto, pues El lo sabe todo.

Aprende a distinguir entre lo egoísta y lo desinteresado. Porque el egoísmo tiene muchas formas, y cuando crees haberlo destruido por fin en una de ellas, surge en otra, tan fuerte como siempre. Pero, gradualmente estarás tan lleno con el pensamiento de ayudar a los demás, que no tendrás ya lugar ni tiempo para pensar en ti mismo.

Bueno será que te acostumbres desde ahora a pensar cuidadosamente antes de hablar, porque una vez alcanzada la Iniciación, deberás vigilar cada palabra a fin de que no se te escape lo que no debe ser revelado. Acostúmbrate, pues, a escuchar mejor que a hablar; no des tus opiniones si no se te piden directamente.
El Maestro enseña que ninguna importancia tiene para el hombre lo que viene del exterior: tristezas, dificultades, enfermedades y pérdidas. Todas estas cosas han de ser consideradas por ti como nada, y no debes permitir que perturben tu calma.
Piensa cada día en alguien que sepas que está afligido o sufriendo, o necesitado de ayuda y vuelca sobre él el caudal de tu amoroso pensamiento.


Soporta tu Karma, cualquiera que sea, con ánimo alegre, considerando como un honor el sufrimiento que te sobrevenga, porque ello hará que los Regentes del Karma te juzguen digno de su ayuda. Por duro que sea, agradece que no haya sido peor.
Debes renunciar a todo sentimiento de posesión; el Karma podría separarte de las cosas que más quieres, aún de las personas a quienes más amas. También en este caso, deberás estar contento y pronto a desprenderte de cualquier cosa y de todo.

A menudo necesita el Maestro transmitir su fuerza a otros por mediación de su discípulo y no podrá hacerlo si su siervo se deja abatir por la depresión. Por tanto, que la alegría sea la norma de tu vida.

El único objetivo que deberás tener ante ti es el de hacer la obra del Maestro. Nunca debes olvidarlo, sean cuales sean las ocupaciones que te salgan al paso. De hecho, nada más podrá presentarse, pues todo trabajo útil y desinteresado es labor del Maestro y por Él debes hacerlo. Y deberás poner toda tu atención en cada parte a medida que la hagas, para que resulte lo mejor posible. Cualquier cosa que hagáis, hacedla de todo corazón, como si fuera para el Señor y no para los hombres.

La finalidad única significa también que nada deberá apartarte, ni por un momento, del Sendero en el cual has entrado. Ni las tentaciones, ni los placeres del mundo, ni afecto terrestre alguno, deberán jamás desviarte.
De todas las cualidades requeridas, la más importante es el AMOR, porque si el amor está suficientemente desarrollado en un ser, le obliga a adquirir todas las demás; que, sin amor, jamás serían suficientes.


Puesto que Dios es amor, tú, que anhelas llegar a ser uno con Él, debes estar lleno de perfecto desinterés y también de amor.
Nunca hables mal de nadie y rehusa escuchar a quien se expresa mal de otro, haciéndole observar con dulzura: "Quizá no sea verdad y si lo fuese, es más caritativo no hablar de ello".


Quien se halla en el Sendero, no existe para sí mismo, sino para los otros; se ha olvidado de sí para poder servirles; es como una pluma en la mano de Dios, a través de la cual puede fluir el pensamiento Divino y encontrar, aquí en la tierra, una expresión que sin ella no podría tener. Pero al mismo tiempo es un viviente canal de fuego, que derrama sobre el mundo el Divino Amor que inunda su corazón.

Sacrificio/Voluntad, Sabiduría/Conocimiento y AMOR, son los tres aspectos del Logos y vosotros, que deseáis alistaros a su servicio, debéis hacer gala de ellos en el mundo.




Fuente: Krishnamurti, "A los pies del Maestro".



viernes, 15 de agosto de 2008

Asunción de María


El canto de la Virgen María

María dijo entonces:

"Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque Él miró con bondad la pequeñez de su servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz,
porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡su nombre es Santo!

Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen.

Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los soberbios de corazón.

Derribó a los poderosos de su trono
y elevó a los humildes.

Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como la había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham y de su descendencia para siempre"



Lucas 1, 46-55






martes, 5 de agosto de 2008

Portal 8-8-8, la energía del búmeran - Brinda Mair


Cada vida de nuestro ser multidimensional tiene sus propios aprendizajes los cuales nos brindan la oportunidad de evolucionar.Vivimos una sola vida multidimensional. Un velo interdimensional, separa "una vida de otra" en el Eterno Presente. En cada una de ellas, nuestros Yo multidimensionales (o quienes estamos siendo en dichas vidas) experimentan a la energía con distintas Mascaras. A medida que evolucionamos, cada vez nos quedan menos materias que rendir.

Esto provoca que según lo aprobado o lo pendiente, cada quien tenga situaciones en su vida donde todo fluye y para lo cual aparenta no tener trabas, o bien transite por otras donde ocurre todo lo contrario.
Muchas veces debemos experimentar repetidas veces la misma situación porque no terminamos de aprender la lección.

La energía del portal 8-8-8 es muy especial y es uno de los más fuertes portales que habrá de aquí al 2012.
Su característica principal es que los velos de separación entre "una vida y otra" se diluyen.
Esto provocará que tanto lo resuelto como lo no resuelto por nuestro ser multidimensional, nos llegue más fácilmente. Emociones y pensamientos de los grupos de almas se mezclarán, se confundirán, buscando la ascensión pero sin poder hallarla las más de las veces. ¿Por qué? Porque para que exista ascensión debe haber equilibrio y si las emociones y los pensamientos arrastran al ser inferior, dificilmente se lo encuentre.
Mucha gente recordará espontáneamente sus "otras vidas" recuperando simultáneamente el dolor por lo no procesado así como la pasión muchas veces irrefrenable por seres con quienes "en la otra vida" sí, había una relación, pero que en el hoy no. Esto activará situaciones donde el karma o el aprendizaje pendiente, quedará a la vista. ¿Bueno o malo? Ni bueno ni malo. El tema es que se necesitará equilibrio para no ser arrastrado por las emociones desbordadas por reunirse las de aqui y ahora con las del otro lado del tiempo ("u otra vida"). La gran confusión energética afectará sobretodo al cuerpo emocional y podrá llegar a ocasionar delirios, obsesiones, ataques de pánico y hasta locura al asociarse a
virus espirituales.
Una etapa interesante sin duda donde la búsqueda del equilibrio y de la armonía será el desafío.

Para explicarlo en forma más sencilla, compararé a este portal 8-8-8 con un búmeran. ¿Qué es un búmeran?
El búmeran o bumerán (del inglés boomerang, transcripción directa de la pronunciación aborigen de Australia) es un arma que tras ser lanzada regresa a su punto de origen. En lo que a la energía del portal se refiere, significa que todo lo que emitimos o hemos emitido multidimensionalmente, regresará a nosotros porque ya no encontrará freno a su acceso dado que los velos interdimensionales que hasta ahora actuaban como filtros, se disolverán progresivamente.
¿Bueno o malo? Eso dependerá de la calidad de lo emitido.

Este portal representa a la total activación de la Ley del Karma, teniendo en cuenta que el karma también se presenta bajo la forma del Dharma o todo lo bueno que el universo nos regresa por nuestras buenas acciones.

La Ley del Karma es como una deuda bancaria, la cual, salvo que un milagro, inspirado por la Gracia y la Clemencia actúen disolviendo sus efectos y abriendo otra puerta mejor, ella debe ejecutarse porque es justicia multidimensional el que así sea. Cuando ese milagro ocurre, que sí puede ocurrir, es porque el Cristo o Yo Superior, consiguió una prórroga debido a que nuestras buenas acciones así lo ameritan.

El portal 8-8-8 atrae Justicia multidimensional abriendo los umbrales del tiempo. Es justo para el justo recibir justicia y la mano de la Justicia Divina no puede ser detenida porque sería injusto para los justos.
¿Pero quién es justo??
¿Acaso es justo que algunos padezcan graves enfermedades o deban ver la muerte prematura de un ser querido en forma inexplicable desde 3D?
¿Qué justicia existe cuando nace un niño enfermo en una familia que no ha hecho "mal a nadie" tal como solemos decir? ¿O que una mujer sana enloquezca después de nacer su hijo? [Estos casos me fueron consultados por email]

¿Qué es lo que es justo en este plano cuando los observadores se hallan impedidos de ver el panorama completo y sólo gozan de una visión ocasional y posicional?
Pues nada es bueno o malo en este plano. Todo dependerá desde dónde se realice la observación y Sólo Dios conoce los por qués.
¿Quién puede aseverar que posee tan clara visión de su ser multidimensional para ostentar que "nunca" (palabra que va más allá de este tiempo) ha causado mal a nadie para recibir tal o cual condena?
Si así fuera, y sus dichos fueran una Gran Verdad Multidimensional, a partir de este portal, esta persona tendría un saldo favorable a cobrar. Pues ocurrirá entonces, que "lo que el Universo le adeuda" por sus tesoros en el cielo, por su BIEN MULTIDIMENSIONAL y por lo cual sólo recibió golpes en pago, le será pagado con creces con todo lo bueno que este plano tiene para dar.
Energía del búmeran propia del portal 8-8-8.

Todo en este plano no ascendido es dual.
Lo igual atraerá lo igual. Ley Hermética de Polaridad.
Buenas acciones multidimensionales atraerán buenas acciones
Malas acciones, las atraerán en su misma especie para que se pruebe en carne propia, el pago con la misma moneda y para que en caso de haber aprendido la lección, convierta la mierda que le es regresada, en abono y se dé cuenta de que ello constituye una nueva oportunidad.
En la jerga popular suele replicarse a quien habla mal de otros o les desea mal: "No escupas para arriba porque te caerá en la cara".
Si el escupitajo a un enemigo o a alguien con certeza no amado por nosotros, no nos fue regresado cayéndonos encima, a partir del portal 8-8-8 sólo para equilibrar el karma, regresará como búmeran.

Sin duda, también será regresado lo que no pudo resolverse para que tengamos otra oportunidad la cual aprovecharemos si hemos adquirido un poco de sabiduría. Si el tiempo transcurrido sólo nos ha servido para enquistamos en procesos repetitivos cambiando de Máscara, siempre atrayendo más de lo mismo sin poder resolverlo nunca, a partir del portal 8-8-8, se profundizará para que el karma pueda equilibrarse porque muchas veces es más fácil salir cuando se ha tocado fondo que cuando uno sigue dando manotazos para no ahogarse.
Y sepan todos, señores, que esto recién comienza y debemos prepararnos para el portal del 9-9-9 del año próximo donde esta etapa y los procesos que describiré a continuación deberán estar totalmente integrados.

A partir del portal 8-8-8 a nivel planetario se activarán tres esencias dones: Bendición de Dios, Lealtad y Protección.

El mundo entero irá en busca de la Bendición de Dios, esencia don que alcanzarán cuando las propias maldiciones o mal dichos, o malas intenciones proferidas hacia otros o hacia uno mismo, sean ascendidas por Libre albedrio o por activación de un crisol. (Los crisoles pueden ser seres vivos -uno mismo u otros allegados- o bien objetos que carguen con el karma del grupo de almas al cual pertenecen ya sea por amor condicional o por odio. Ej.: una persona, un animal, plantas, viviendas, dinero, etc.).
La consigna a recordar es que: Lo igual atraerá lo igual. No lo olviden. Diezmen. Si creen no tener nada que dar, tal vez les sobre tiempo. Diezmen su tiempo en servicio y agradezcan al Padre Madre Dios esa oportunidad de ser útiles y que las Gracias que les den, LOS ATRAVIESEN y vayan a quien debe recibirlas, al Padre Madre Dios.

También se atraerá la esencia don Lealtad y Fidelidad ¿No es acaso la energía que primará en la Nueva Tierra? PUES DESPIERTEN!!, hay que trabajarlo en cada uno, en su propia CASA y no en devaneos de exaltación mística mientras se pisa la ciénaga en la cual cada quien se hunde mas y mas. ¿Sus parejas les engañan, lo hacen sus amistades o no son reconocidos en sus trabajos o en sus entornos tal como creen merecer? Pues bien, LEAN ESE SIGNO y dejen de mentirse. Eso ocurre porque no son FIELES a lo Superior en cada uno de Uds. mismos esa FALTA DE LEALTAD se manifiesta en los aspectos inarmónicos donde el Ego Espiritual busca poner un manto de piedad esperando que la energía de un portal planetario haga el trabajo por uno.

Todo este maravilloso umbral 8-8-8 atraerá también la esencia don de Protección.
Ahora bien ¿Quién será el protegido? Pues el que fue fiel. ¿Y quién fue fiel? Pues quien aún con temor DIO FE del Cristo en El
El Maestro Jesús prometió que El sería Testigo de quien diera Fe de El y que quien no lo hiciera, quedaría solo donde las tinieblas reinan.
Y cómo lograr que el Cristo sea mi testigo y me defienda cuando la Justicia multidimensional venga a ejecutar mi deuda? Pues El también lo dijo: "Haz por tu hermano (tu prójimo) tal como si lo hicieras por mí".
La consigna a recordar es que: Sus buenas acciones hablarán por Uds. y serán su única defensa que atraerá al mejor de los Testigos.

Si así no lo hicieran, la droga espiritual anestesiante del Espejo, hará que éste sólo les muestre una cara: la que Uds. quieren ver, tal como lo hacía el Espejo Mágico de la madrastra de Blancanieves diciéndoles: "Soy la más bella", "Soy Luz, todo es positivo y OMMMM todo en mi vida es perfecto". Mientras vivo en medio del caos, me hundo en la ciénaga y esquivo la mirada de lo que no quiero ver en mi propia vida. Es un buen recurso para no atreverse a cambiar nada por imposibilidad de ver y sentir hasta que lo que debe llegar por Justicia multidimensional llegue.
La consigna a recordar aquí es que: Los justos esperan justicia y que Dios se negaría sí mismo si la detuviera y que para cambiar el mundo, debemos comenzar por nuestra Casa. Ocurrirá entonces que nuestro Universo local, el mundo que nos refleje, cambiará por añadidura.

No es época de tibios y el sólo positivizar es una herramienta de la Tierra Vieja, la cual llegado el momento resultará tan inútil como el intentar conectarse a una Internet satelital con una vieja computadora. Como es abajo es arriba.
Simple acción de la Ley del Karma recibiendo el búmeran del 8-8-8 "¿Bueno o malo? Solo Dios lo sabe".
Escucha el programa de radio del 01-08-08

Mi sugerencia como siempre es que miremos el cielo pero no perdamos de vista a la Tierra.
El mundo físico nos brinda nuestro Espejo perfecto para avisarnos dónde nos falta sanar. Y una vez que nos reflejemos en él, hagamos lo necesario para cambiar lo inarmónico que nos muestre.


Que el Espiritu nos guíe Siempre
Un abrazo muy fuerte desde el Alma
Brinda Mair


Esta información está protegida por derechos de autor. Siéntete en libertad de distribuirla por medios electrónicos exclusivamente, citando a la canalizadora Brinda Mair y al sitio www.canalizandoluz.com. Si encuentras un enlace roto, por favor infórmalo a soporte@canalizandoluz.com

viernes, 1 de agosto de 2008

1º de Agosto: Fiesta de la Pacha Mama


Es, probablemente, la más popular de las creencias mitológicas del ámbito incaico que aun sobreviven con fuerza en algunas regiones del Noroeste Argentino (NOA) y muy especialmente en Jujuy.
Aún la gente que profesa intensamente la fe católica, continúa venerando a la Pachamama, como siglos atrás lo hacían sus antecesores.

La difusión del mito usa como vehículo las lenguas quichua y aimara.

Cuando llegaron los españoles, la Pachamama ya era una leyenda en el folklore incaico, lo cual indica que su origen hay que buscarlo en las comunidades agrícolas del occidente sudamericano.
Un sin fin de versiones caracterizan a la Pachamama, pero es posible reunirlas en dos grandes corrientes: una, que le atribuye individualmente unipersonal. Diosa mayor Madre de la Tierra, esposa de Pachacámac, el supremo hacedor, Dios de Dioses y de todo lo existente; la otra, muy conocida entre los indígenas del altiplano Boliviano dice de que no se trata de un solo ser, sino de millares de ellos. Su aspecto es el de pequeños duendes que viven en parejas, hombre y mujer, y residen en los terrenos del cultivo, los que se producen abundantemente o no, de acuerdo a las ofrendas recibidas.

Sin duda, esta fecha tiene un importante significado para las culturas que nos precedieron en todo el ámbito americano. A veces, uno se pregunta, si fue una casualidad la coincidencia de respeto y amor hacia la Madre Tierra, en distintos ámbitos de los originarios o aborígenes que poblaron el suelo americano.
Cuando hablamos de Pachamama, diríamos que Pacha, comprende la tierra, el espacio, el tiempo, el universo todo, inclusive el medio ambiente en una visión integradora y unitaria.


Pachamama para nuestra cultura Andino Inka, es la Diosa Protectora de los bienes materiales y espirituales de este universo, es decir en la propia naturaleza.
Dentro de esa concepción aborigen, se dice que la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra, como todo lo que existe en ella.


En la actualidad, después de 500 años, está vigente la creencia de que la Pachamama sigue siendo la deidad protectora del aire, del agua, de la luz, del fuego, de la vida vegetal, animal y humana, ya sea en las montañas, en los mares, en las pampas o en los montes, por eso, cada 1º de agosto se le rinde culto a nuestra Madre Tierra o Naturaleza.


Muchas son las ceremonias en su honor: cuando comienza la siembra y cuando se inicia la cosecha, en las marcadas y señaladas de la hacienda. Pero el homenaje principal se observa durante el mes de agosto, especialmente el primer día del mes.

La ceremonia comienza a horas muy temprana, con el sahumado de la vivienda. Más tarde se trasladan hasta el centro del patio, donde se procede al cavado de un hoyo, o recavado y se da de comer y de beber a la Madre Tierra, enterrando en un lugar cerca de la casa, una olla de barro con comida cocida. También se pone hojas secas de coca, YICTA, alcohol, vino, cigarros y chicha para con los que se va a chayar, es decir pagar a modo de ofrenda a la Pachamama.

Y para completar la ceremonia, los presentes se toman de la mano para expresar el espíritu de hermandad que reina, y en rueda danzan alrededor del hoyo ya tapado, al son de la caja, flauta y la copla.

Hoy se da este nombre a la tierra en un concepto deificado. Es la Madre Tierra, como la representación del dios del bien, ella que nos demuestra generosidad en todo sentido, haciendo mudar los frutos u ofreciéndonos los minerales y riquezas guardadas en su seno.

A esta deidad periódicamente se le rinde pleitesía mediante el acto ritual denominado Chaya, en afán de reparar con este rito la acción humana de hollar en su seno, al mismo tiempo se agradece los bienes que nos ofrece para nuestro sustento o las riquezas que guardaba en su seno, pidiendo que no deje de favorecernos.

La Pachamama es por lo tanto la diosa femenina de la tierra y la fertilidad; una divinidad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. La Pacha Mama vendría a ser la diosa de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización y el Estado Andino.





Imagen: Gentileza de: http://coleccion.educ.ar

domingo, 20 de julio de 2008

Bendición para todos - Regalos del Día del Amigo - Brinda Mair


Queridos amigos del alma:
En este dia, tres regalitos que hallaran en los Blogs de Canalizandoluz cuyo acceso esta en Eventos en
www.canalizandoluz.com en el medio justo de la pagina principal.

1- En Reflejos, el fotoblog de Canalizandoluz en medio de fotos de Roma, les explico lo que significa recuperar una energia multidimensional en procesos que debemos realizar en esta vida.

El relato que continua en el blog comienza asi:
"Jamas hubiera regresado a Roma por Libre Albedrio, pero cuando uno comienza a seguir las indicaciones de lo Superior en nosotros, dejamos de tenerlo. ¿Por que? Porque el Libre Albedrio significa tener la libertad de equivocarnos y si uno conoce la Voluntad Superior en si mismo, el tener Libre Albedrio implicaria desobediencia.
Asi fue como regrese a Roma sólo por indicacion de mis guias luego de un intenso viaje dando talleres en Gijon, Moia y Barcelona.
Sinceramente no hubiera regresado a Roma. Las ciudades, los lugares, se niegan cuando aún tenemos karma multidimensional con él y eso fue lo que ocurrio en mi primer viaje. Pero esta vez fue distinto. [
Sigue leyendo en el blog]

2- En
Brinda Mair On Line, tienen para escuchar, es ultimo programa cuyo tema es "La busqueda del Maestro Interno".

La busqueda del Maestro Interno es uno de los objetivos primeros de todo humano en ascenso ¿como lograrlo? ¿como darnos cuenta de que estamos en el proceso correcto? ¿que herramientas gratuitas para trabajarlo existen en CanalizandoLuz.com? ¿que es una noche oscura? Como realizar un barrido energetico en nuestra casa fisica o una forma de sanacion mediante sahumerio. ¿Como puedo proteger mi casa?
Escucha este programa

3- En el blog de
Brinda Mair On Line tambien encontraran un video (Tambien esta en You Toube) con una bendicion para todos y fotos de Panama (Is. Contadora), Colombia (Is.San Andres) y Santo Domingo (Rep Dominicana), espero que les guste porque es uno de los primeros videos que apareceran con fragmentos de los programas de radio que siempre son canalizaciones.

Que el Espiritu nos guie Siempre
Un abrazo desde el Alma
Brinda Mair
Para enviar preguntas al programa de radio, dejalas en los Comentarios de
Brinda Mair On Line

Ascensión y Polaridades - por Brinda Mair

Queridos amigos:
Su gratitud, la de todos y la mía junto con la de Uds. va hacia el Padre y su Plan en este plano. Sé las fuerzas que acompañan a
Akkor, de un lado y del otro de la Luz y de la Oscuridad.
También sé por evolución, que AMBAS polaridades deben ascender.
Ninguna de las dos asciende sola, quien lo ignore, se dará cuenta bien tarde.

La leyenda dice que los males del mundo salieron por imprudencia de la mujer, Pandora, de la caja donde los dioses los habían encerrado.
Aterrorizada por lo que veía la cerró abruptamente.
La imprudencia es la cualidad propia del gobierno de los Egos que reemplazan al Yo Superior y renuncian por libre albedrío a la Guía de lo Superior.
En su Espejo, en algún momento, nuestro aspecto femenino ligado a las pasiones en nuestro ser multidimensional, los dejó escapar.

Ellos se convierten en nuestros perseguidores internos cuando las crisis sobrevienen desconectándonos y buscamos cómo refugiarnos vanamente tal como le ocurrió a Pandora. En igual forma, esto le ocurre a cualquier ser humano cuando siente que los males de su mundo, su Universo local, le amenazan.

Nuestra vida en el Universo Kármico es como una nova.
Quien la mira cree que existe, pero quien tiene el conocimiento sabe que sólo es un reflejo de luz de algo que ya no existe.
Qué curioso ¿no? Sólo debemos mirar la vida multidimensionalmente, para darnos cuenta que la Ascensión esperada ya ocurrió.
Que cada quien vive donde vibra.
Y que nuestra materia SI, refleja la realidad de Universo kármico y está sujeta a su destino porque ella pertenece a la Tierra y la acompañará como hija que sigue a su madre.

La Sabiduría del Universo está reuniendo lo que sólo era UNO, y por más que nos pese, el UNO no es sólo lo bueno que queremos ver.
Si lo ignoramos, si no podemos aceptar que todos los males del mundo que hoy se están viendo con tanta claridad también nos pertenecen, se nos dificultará unificar el mundo de las energías más ancladas en la materia.

Cuando comprendemos, podemos amar lo distinto sin juzgamiento.
En ese momento el miedo que nos apartó de la caja de Pandora, ya nos detendrá en nuestro intento de volver a abrirla porque ya no será nuestro Ego imprudente quien lo haga diciéndose a sí mismo: "¿A ver si queda algún mal más por salir?" Pues no, sin temor, guiados por nuestro Cristo, es posible abrir nuevamente la caja y descubrir en ella a la Esperanza oculta en su fondo.

Nuestros miedos y la Esperanza deberán abrazarse para volver a ser UNO tal como lo eran antes de que la caja fuera abierta.
Todo debe regresar al UNO tal como vino, unido.
Pero antes de que ello ocurra, las polaridades deben diferenciarse crudamente. Una de esas polaridades es la que muestran los medios de comunicación masivos y los hechos sociales.
La labor de la espiritualidad en general, también cumple su parte en el mismo Plan mostrando que el mundo puede ser bondad y bien.

Mi misión está en la síntesis de esas polaridades, frecuencia propia del rayo violeta en la Era de Acuario.
Esta cualidad es materia para todos cuando de ascensión se habla, pero es vital para quienes creen en la Luz pero no pueden ignorar que la Oscuridad existe, porque han estado sumergidos en ella o bien hoy se les manifiesta como perseguidores internos y/o externos tal como a alguien condenado en el Antiguo Israel, a ser apedreado fuera del poblado, al borde del abismo.
Somos seres multidimensionales. Los problemas de hoy, son las piedras de ayer.

Son los que tiene por misión consigo mismos el creer que Dios existe aún en medio de lo que viven.
Es fácil creer en Dios cuando se está muy bien o no se tiene ningún problema y sólo se miran estrellas y amigos planetarios. Son etapas de la evolución donde para encontrar lo bueno hay que dejar de ver lo malo. Eso es lo que enseñó la Metafísica tradicional a través de la repolarización. Fue un trabajo muy necesario para poder diferenciar un polo de otro. Si no hay diferencia, el camino del medio curiosamente, no se vuelve visible.

Al otro grupo, al que pertenecí yo también, es a quien tengo por misión mostrarles el Camino del Medio donde las polaridades se reúnen al final de los tiempos para ascender. Para que cuando las polaridades amenacen dividirlos haciéndole perder su fe y su paz, encuentren la Esperanza.

Serán los que cuando las polaridades comiencen a unirse en el mundo físico, actuarán como mensajeros que llevarán su Paz y Esperanza conquistada al mundo.
Y no tendrán necesidad de la Máscara de la paz tal como la tendrán muchos cuando las polaridades los acerquen a su propio Alfa Omega y no hallen explicación que sostenga la estructura de la división. Las Máscaras están cayendo, trabajo que se acentuará en el 2009, mucho más para Argentina que tiene ese signo en su creación como país.

Todo debe regresar al lugar de donde vino como UNO.

Que la Luz de Todo lo que Es nos acompañe en estas jornadas con mi agradecimiento Eterno al Padre Madre Dios.


Que el Espiritu nos guíe Siempre
Un abrazo muy fuerte desde el Alma
Brinda Mair





domingo, 6 de julio de 2008

"La Invitación"

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber qué es lo que deseas, y si te atreves a soñar que encuentras
lo que tu corazón anhela.

No me interesa cuántos años tienes.
Quiero saber si te arriesgarías
a parecer un tonto por amor,
por tus sueños o por la aventura de estar vivo.

No me interesan qué planetas hacen la cuadratura de tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor,
si las traiciones de la vida te han abierto una herida
o si te has encogido y cerrado
por el temor a sentir más dolor.

Quiero saber si puedes vivir con dolor,
el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo o disfrazarlo o resolverlo.

Quiero saber si puedes vivir con alegría,
la tuya o la mía,
si puedes danzar, salvajemente y
dejar que el éxtasis te llene
hasta las yemas de los dedos de las manos y de los pies,
sin advertirnos que debemos tener cuidado y ser realistas,
ni recordarnos las limitaciones del ser humano.

No me interesa si es verdad la historia que me cuentas.
Quiero saber si puedes desilusionar a otra persona
para ser auténtico contigo mismo;
si puedes soportar la acusación de ser un traidor
y no traicionar tu alma.

Quiero saber si puedes ser desleal
y por lo tanto digno de confianza.
Quiero saber si puedes ver la belleza
aunque no todos los días sean hermosos,
y si puedes trazar el origen de tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
el tuyo o el mío,
y a pesar de ello pararte a la orilla de un lago
y gritar "SI!" al plateado de la luna llena.

No me interesa saber dónde vives
ni cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte,
después de una noche de dolor y desesperanza,
agotado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que tengas que hacer
para dar de comer a los niños.

No me interesa a quién conoces,
ni cómo llegaste aquí.
Quiero saber si compartirías conmigo tu pasión, tu amor,
sin echarte para atrás.

No me interesa dónde,
ni qué, ni con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sostiene desde adentro
cuando todo lo demás se rompe en pedazos.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo
y si te gusta de verdad
la compañía que llena tus momentos vacíos.




Autor: Oriah, el Soñador de la Montaña


martes, 17 de junio de 2008

24 de Junio: We Tripantu, Año Nuevo Indígena. El Amor por la Tierra

We Tripantu - WE: Nuevo / Tripan: Salida / Antü: Año = La Nueva Salida del Sol

Wetripantu, una celebración de reflexión y renacer, asociada más a la naturaleza que al Sol mismo. En sus tierras de origen en esta época casi no se ve el Sol, ya que llueve la mayor parte del invierno.


COMIENZA UN NUEVO AÑO PARA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DEL CONO SUR DE AMERICA: RITO ANUAL DE RENOVACIÓN DEL EQUILIBRIO DE LA NATURALEZA

Con ceremonias de purificación, los mapuches, uno de los principales pueblos originario de Chile y Argentina, celebran el We Tripantu, el Año Nuevo indígena. Uno de los tres grandes ritos de esta nación, que ha demostrado una férrea voluntad de permanencia e identidad, frente a la cultura occidental.
La celebración comienza la noche del 23 de junio, con una reunión familiar, en la que se cuentan historias tradicionales de la familia, como preparación de la salida del Sol, el 24.
"En el período de epewun, que es antes de la amanecida, hombres, mujeres y niños e invitados concurren al río, vertiente o estero más cercano a bañarse y esperar la nueva salida del sol con el cuerpo y el espíritu renovado y limpio y sintiendo la fuerza del Dios Gnechen."
"Cuando el sol y la luz cubren el espacio visible se dice Akui We Tripantu (llegó el nuevo año) o también Wiñoi Tripantu (regresa la salida del sol). De esta manera en el amanecer del día 24 de junio se inicia otro ciclo de vida en el mundo mapuche y en la madre tierra. Durante el día continúan distintas actividades, según la región. Por lo general es un día de reencuentro, de armonización y equilibrio de las relaciones familiares".


Wüñoi-Tripantu y We-Tripantu: Estos dos conceptos se refieren al mismo acontecimiento, no obstante cada cual representa un momento específico. El Wüñoi Tripantu, (traducirlo como el “regreso de la salida del sol”), se produce justo a la medianoche, cuando éste comienza a retroceder a partir de la mitad de la noche más larga de año; también se dice “ Trawüuchi epu pun meu”, es decir, donde se unen las dos noches “la noche del ciclo que finaliza y la noche del nuevo ciclo que comienza”. De tal manera que Wüñoi Tripantu es el que marca o determina el inicio del regreso del nuevo ciclo a partir de la medianoche hacia el amanecer.
En cambio, el El We Tripantu o la nueva salida del sol, representa el momento exacto en que el sol o Antü aparece por el puelmapu (oriente), dando paso al nuevo ciclo de vida en la naturaleza o el Año Nuevo. Además éste espacio de tiempo, antes de la salida del sol, el universo, la naturaleza, las vertientes, los animales etc., entran en su máximo apogeo y plenitud, por ende en equilibrio y armonía.-
Es decir, cuando el sol hace su regreso paulatino desde el Wüñoi Tripantu (el lapso correspondiente entre la medianoche hacia el amanecer), trae consigo muchas energías, y con el despertar de toda la naturaleza, vertientes, ríos, volcanes, cerros, montañas, animales, árboles, pájaros, personas, piedras, insectos, estrellas, se acumulan enorme cantidades de energías emanadas desde la tierra, el cosmos y naturaleza los cuales permiten dar paso a una nueva vida en la tierra. Es decir, en el momento de mayor apogeo o acumulación de fuerzas cósmicas y en el momento de asomarse el sol se produce el El We Tripantu o Año Nuevo mapuche.

¿Qué es entonces el El We Tripantu? Es el nuevo despertar de la tierra y naturaleza, el despertar de la estrellas y del universo, el despertar de los espíritus protectores y dadores de vida, es el despertar de los hijos de la tierra. Este fenómeno del nuevo despertar se produce en el momento después del profundo descanso que ha experimentado la tierra y la naturaleza, conocido como Rimü o Rimüngen (zambullida o tiempo de descanso), y esto ocurre cuando todos los componentes de la naturaleza y el cosmos en éste lado del hemisferio (sur), devuelven y retro-alimentan a la tierra con sus energías, es el caso concreto de las plantas o árboles logran devolver o a bajar su savia hacia el interior del tronco, luego a la raíz, finalmente para devolverlas por completo a la tierra.


Estamos en El We Tripantu, año nuevo, y además de contar historias antiguas, leyendas, mitos y creencias; curar, quitar las enfermedades y celebrar el año que se va, también se transmiten los conocimientos ancestrales de generación en generación.
Los conocimientos antiguos enseñan que al acercarse el Sol, se recibe más calor, hay que abrigarse menos. El Sol da vida a la tierra, da más brotes de plantas, durante este tiempo cantan los pájaros trinos maravillosos.
Se deja lo viejo atrás y comienza lo nuevo. A media noche toda la familia va a bañarse a las vertientes, para botar lo viejo que se lleva en el cuerpo, y recibir el año nuevo purificados por el agua de la tierra. Previamente hacen una oración de agradecimiento por lo que dejan atrás, y se enfrentan limpiamente para un año nuevo.
Se dan las gracias por las cosas que pasaron, buenas o malas, ya que unas se disfrutan, y de las otras se aprende. Se hacen además las pases, para renovarse y empezar todo de nuevo.
E inmediatamente después, se celebra toda la noche y el otro día completo.
Ese día además, ocurre una actividad muy importante, se entregan oficialmente las funciones a la comunidad por los lonkos (caciques) a los nuevos integrantes de la vida burocrática, los jóvenes que ya están en edad de adquirir responsabilidades. Junto con el Wetripantu (año nuevo), nacen también los personajes nuevos para la comunidad.
Ese día además, ocurre un acto muy simbólico dentro de las familias. Ese día el abuelo, sella el pacto de linaje familiar, entregándole su nombre a su nieto en edad previa a la adultez. Esta ceremonia se llama "lakutun" y es muy importante porque no solo se continúa el linaje sino que además, se preservan las tradiciones y riquezas propias de cada familia.
También se hacen solamente durante esta noche, los katawün, u orificios en la oreja para colocarse aros. Extraña costumbre adoptada apenas un siglo antes de la llegada de los españoles, influenciados quizás por los Inkas.


El We Tripantu siempre se recibe con mucha alegría. A partir de ahora las flores brotan, los ríos corren vigorosos y los animales comienzan a aparearse y generar más vida.
Para comprender este pensamiento tal vez deberíamos fijarnos más en nuestro medio, en lo que nos rodea, en nuestros bosques y montañas, ríos y lagunas, valles y desiertos, en nuestra tierra.


Es el momento en que la fuerza propia de la vida, de la naturaleza, eleva en la savia de los árboles el nivel de vibración molecular y los seres vivientes regulan su pulsación con el ritmo lunar. El mapuche piensa y siente que las aguas traspasadas por la energía magnética de la luna en esa fecha tienen una energía diferente por lo que toda la familia debe armonizarse con la naturaleza por medio del baño de inmersión bajo cualquier condición climática. Es el tiempo de armonía familiar y de amistad. El quimün (conocimiento) mapuche es un modelo práctico de inter-relación social y espiritual, no es un evento folclórico. El modelo wetripantu se inserta en la cultura, desde una perspectiva epistemológica, social y espiritual, como columna dinámica unificadora de la sociedad y que mantiene la cohesión y filiación del mapuche con su cultura e Identidad.

La festividad social espiritual Wetripantü, es un escenario en el que una misma fuerza espiritual denominada newen, estremece de energía a todos los seres vivientes y hace de los hombres y mujeres, hermanas y hermanos con todos los elementos de su medio.Existe un punto cósmico desde donde se gestiona un estado de renovación física y psíquica, determinado por el regreso del sol a ciertas coordenadas espaciales, que da paso a otro período de tiempo que desde su inicio está energizado por el movimiento lunar.



En la ilustración apreciamos un chaman bailando sobre el Kultrun, el tambor mapuche que simboliza la cosmovisión de esta nación americana pre-europea.





Fuente: Agradezco fundamentalmente a Irma, Blanca y también a Fabián, un niño de 8 años, todos ellos integrantes de la Comunidad Mapuche del maravilloso Cerro Curruhuinca, en San Martín de los Andes, que fueron los guías que nos acompañaron en el ascenso al cerro, en diferentes momentos. Mucho aprendí de ellos en el amor a la Tierra, en el amor por la humanidad, la naturaleza, en sus convicciones por sus conceptos de calidad de vida, en la fuerza que ponen por transmitir su cultura y mantenerla. Profundamente agradecida Padre por tanta enseñanza.

Otros: Religiosidad Mapuche, - http://www.nuestro.cl/ - http://www.circuloastronómico.cl/




Los días del sol quieto: bajo el Solsticio

Comenzamos el mes de Junio viajando bajo Escorpio, pero a partir del 7 y hasta el 20, lo hacemos bajo Ofiuco, para pasar a Sagitario, después del Solsticio.

El 21 de Junio inicia el Solsticio, la Tierra le muestra al Sol un lugar sobre el Trópico de Cáncer, en el hemisferio sur será el día más corto y la noche más larga del año.


Sábado 24: Fin del Solsticio, Sol quieto, el Sol aparece y desaparece algunos minutos de grado más al Sur y el día es algunos minutos más largo.

Pasaremos en estos días por el Solsticio de Junio, momento de año en que culminan, el invierno del hemisferio sur y el verano del hemisferio norte, y que curiosamente los gobiernos utilizan para indicar el inicio de ambas estaciones, cuando en realidad en el sur está lloviendo y nevando desde Mayo y en el norte las canículas comenzaron por la misma época. El 21 (o 22) de Junio se produce en el hemisferio sur el día más corto y la noche más larga del año.

Al llegar al Solsticio de Junio, visto desde la Tierra, nos parece que el Sol se detiene en el cielo, lo que se nota especialmente al amanecer y atardecer, cuando el Sol, que ha estado apareciendo y desapareciendo cada vez más al norte, detiene su andar y aparece y desaparece en el mimo punto por cerca de dos semanas. De allí el nombre de la fecha: "Solsticio", "Sol Quieto" en latín.

A los antiguos habitantes de estas tierras ya les parecía muy preocupante ver que el Sol se alejaba hacia el norte provocando bajas en las temperaturas y generando la estación fría, pero cuando luego se detenía y en lugar de regresar hacia el sur trayendo nuevamente calor, se detenía y parecía dudar de su regreso. Ellos, que conocían de la importancia del Sol en sus vidas y en las estaciones, sentían que debían de hacer algo.

Los Incas de Perú realizaban con este motivo una gran ceremonia en el Cuzco, cuyos detalles e intenciones no conocemos por haber sido prohibida en tiempos del dominio español, posteriormente ha sido resucita con fines turísticos en la fortaleza de Sacsayhuaman y que se ha transformado en un gran evento cultural. La fiesta está siendo celebrada también en pueblos quechuas y aymaras de la región de Tarapacá en Chile y Bolivia.

Los pueblos atacameños del Desierto de Atacama, según nuestro informante Emilio Mendoza de Río Grande, celebraban en estos días una ceremonia de amanecida en la que con mucha algarabía intentaban llamar la atención del Sol, que se había quedado distraído en algún misterioso quehacer.
Los mapuches, uno de los pueblos originarios de Chile y Argentina y que vivía en regiones más australes de América del Sur, entre los 40 y 45 grados de latitud sur, celebra esta fecha como su cambio de año, el
Wetripantu, una celebración de reflexión y renacer, asociada más a la naturaleza que al Sol mismo. En sus tierras de origen en esta época casi no se ve el Sol, ya que llueve la mayor parte del invierno.

La situación equivalente se vive en el hemisferio norte en el mes de Diciembre y esta es la razón que las fiestas de la Navidad y Año Nuevo sean tan relevantes. Estas fiestas fueron traídas por nuestros antepasados europeos a América y hoy son celebradas si conocer sus verdaderos orígenes.

En el sur, el Sol parece detener su desplazamiento aparente de sur a norte, entre el 18 y el 23 de Junio de cada año, por lo que se celebran diversos ritos para lograr que el Sol regrese hacia el Sur. Si pueden, podrán observar que entre los días mencionados, el Sol aparece y desaparece por el mismo punto de los horizontes Este y Oeste respectivamente.
Estos son los días más cortos del año en el hemisferio sur, pero a partir del 26 y gracias a las rogativas realizadas, es seguro que el Sol regresará a este hemisferio, trayendo la esperanza de una nueva primavera.


'El 21 de junio al mediodía se produce un Cambio de Tiempo descrito en el Calendario Maya' 'Se producirá un sobretono armónico que cambiará la Tierra a una nueva dimensión' 'Dicho sobretono se comunicará a través de superconsciencia a unos seis mil millones de seres humanos sobre el planeta'

Judith Moore en Nuevo México recibió información de que el próximo sábado 21 de junio al mediodía es el cambio de tiempo en el Calendario Galáctico Maya. A ella le dijeron trece abuelas sabias que saldría una nota creando el sonido armónico que cambiaría a la Tierra en una nueva dimensión en ese día.

Ella recibió información de que el Cambio de Tiempo hablado en el Calendario Galáctico Maya ocurrirá el 21 de junio de 2.008 cuando se cree un sobretono armónico. Un sobretono alinea todos los soles y códigos solares galácticos y el Uno Armónico de la Fuente.

Existe una necesidad fundamental de que haya una vibración sobre este planeta para que se sintonice a través de la conciencia de los cuerpos de Luz que hayan alcanzado la capacidad de unión armónica. A través de esta comunión de almas se levantará la Tierra más allá del riesgo de que exceda los límites para estabilizarse. Debe haber un sobretono armónico generado desde las masas de Seres Despiertos.

Este sobretono armónico se debe calibrar en una onda que se mueva a través del planeta para crear un tono al mediodía del sábado 21 de junio de 2.008. Un sobretono se debe crear simultáneamente para la apertura de un código solar desde el Gran Sol Central. Ese código solar crea un nuevo modelo de lenguaje desde los planos de la mecánica cuántica y la energía cuántica. El tono se debe comunicar a través del campo del Grial Galáctico Unificado en un sobretono armónico.

Este tono se comunicará a través de superconsciencia a seis mil millones de seres humanos sobre el planeta para crear una forma de onda que acelera el continuo espacio tiempo de la Tierra. Mi petición es que los Trabajadores de la Luz de la Tierra unamos nuestro corazón al mediodía del sábado 21 de junio de 2.008, con la intención de cambiar a Gaia a su nueva forma de Amor, Unidad, Paz y Armonía.

Siéntase libres de utilizar el sonido, la oración, la visualización y la petición del corazón. Sólo entren en quietud en el corazón y oirán la nota que nos une a todos nosotros en el Amor Uno. Organicen grupos si es posible para reunirse en ese momento y ampliar la energía".



Fuente: Círculo Astronómico de Chile y http://www.arteplanetario.info/
En la fotografía observamos la Constelación de la Osa Mayor ubicada en el hemisferio norte, y es como se verá desde las regiones más cercanas al ecuador de la Tierra del hemisferio sur.


miércoles, 21 de mayo de 2008

La Coexistencia de realidades, a través de un cuento de Ray Bradbury

Queridos amigos:
La coexistencia de realidades es un hecho que se refleja cada vez con mayor claridad en el mundo de hoy.
Las dos Tierras coexistirán hasta que la trasposición espacio temporal ocurra. Como siempre, nuestro Libre Albedrío determinará dónde elijamos vivir.

Esta ficción expresada en el cuento de Ray Bradbury "Encuentro Nocturno", muestra una realidad posible para quien por instantes vea pasado, presente y futuro del tiempo lineal unirse en una intersección del camino.

Que lo disfruten
Un abrazo de luz
Brinda Mair


ENCUENTRO NOCTURNO – Ray Bradbury

Cuento perteneciente a “Crónicas Marcianas”


Antes de subir hacia las colinas azules, Tomás Gómez se detuvo en la solitaria estación de gasolina.
—Aquí se sentirá usted bastante solo —le dijo al viejo.
El viejo pasó un trapo por el parabrisas de la camioneta.
—No me quejo.
—¿Le gusta Marte?
—Muchísimo. Siempre hay algo nuevo. Cuando llegué aquí el año pasado, decidí no esperar nada, no preguntar nada, no sorprenderme por nada. Tenemos que mirar las cosas de aquí, y qué diferentes son. El tiempo, por ejemplo, me divierte muchísimo. Es un tiempo marciano. Un calor de mil demonios de día y un frío de mil demonios de noche. Y las flores y la lluvia, tan diferentes. Es asombroso. Vine a Marte a retirarme, y busqué un sitio donde todo fuera diferente. Un viejo necesita una vida diferente. Los jóvenes no quieren hablar con él, y con los otros viejos se aburre de un modo atroz. Así que pensé: lo mejor será buscar un sitio tan diferente que uno abre los ojos y ya se entretiene. Conseguí esta estación de gasolina. Si los negocios marchan demasiado bien, me instalaré en una vieja carretera menos bulliciosa, donde pueda ganar lo suficiente para vivir y me quede tiempo para sentir estas cosas tan diferentes.
—Ha dado usted en el clavo —dijo Tomás. Sus manos le descansaban sobre el volante. Estaba contento. Había trabajado casi dos semanas en una de las nuevas colonias y ahora tenía dos días libres y iba a una fiesta.
—Ya nada me sorprende —prosiguió el viejo—. Miro y observo, nada más. Si uno no acepta a Marte como es, puede volverse a la Tierra. En este mundo todo es raro; el suelo, el aire los canales, los indígenas (aun no los he visto, pero dicen que andan por aquí) y los relojes. Hasta mi reloj anda de un modo gracioso. Hasta el tiempo es raro en Marte. A veces me siento muy solo, como si yo fuese el único habitante de este planeta; apostaría la cabeza. Otras veces me siento como si me hubiera encogido y todo lo demás se hubiera agrandado. ¡Dios! ¡No hay sitio como éste para un viejo! Estoy siempre alegre y animado. ¿Sabe usted cómo es Marte? Es como un juguete que me regalaron en Navidad, hace setenta años. No sé si usted lo conoce. Lo llamaban calidoscopio: trocitos de vidrio o de tela de muchos colores. Se levanta hacia la luz y se mira y se queda uno sin aliento. ¡Cuántos dibujos! Bueno, pues así es Marte. Disfrútelo. Tómelo como es. ¡Dios! ¿Sabe que esa carretera marciana tiene dieciséis siglos y aún está en buenas condiciones? Es un dólar cincuenta. Gracias. Buenas noches.
Tomás se alejó por la antigua carretera, riendo entre dientes.


Era un largo camino que se internaba en la oscuridad y las colinas. Tomás, con una sola mano en el volante, sacaba con la otra, de cuando en cuando, un caramelo de la bolsa del almuerzo. Había viajado toda una hora sin encontrar en el camino ningún otro automóvil, ninguna luz. La carretera solitaria se deslizaba bajo las ruedas y sólo se oía el zumbido del motor. Marte era un mundo silencioso, pero aquella noche el silencio era mayor que nunca. Los desiertos y los mares secos giraban a su paso y las cintas de las montañas se alzaban contra las estrellas.
Esta noche había en el aire un olor a tiempo. Tomás sonrió. ¿Qué olor tenía el tiempo? El olor del polvo, los relojes, la gente. ¿Y qué sonido tenía el tiempo? Un sonido de agua en una cueva, y una voz muy triste y unas gotas sucias que caen sobre cajas vacías y un sonido de lluvia. Y aún más, ¿a qué se parecía el tiempo? A la nieve que cae calladamente en una habitación oscura, a una película muda en un cine muy viejo, a cien millones de rostros que descienden como esos globitos de Año Nuevo, que descienden y descienden en la nada. Eso era el tiempo, su sonido, su olor. Y esta noche (y Tomás sacó una mano fuera de la camioneta), esta noche casi se podía tocar el tiempo.


La camioneta se internó en las colinas del tiempo. Tomás sintió unas punzadas en la nuca y se sentó rígidamente, con la mirada fija en el camino.
Entraba en una muerta aldea marciana; paró el motor y se abandonó al silencio de la noche. Maravillado y absorto contempló los edificios blanqueados por las lunas. Deshabitados desde hacía siglos. Perfectos. En ruinas, pero perfectos.
Puso en marcha el motor, recorrió algo más de un kilómetro y se detuvo nuevamente. Dejó la camioneta y echó a andar llevando la bolsa de comestibles en la mano, hacia una loma desde donde aún se veía la aldea polvorienta. Abrió el termos y se sirvió una taza de café. Un pájaro nocturno pasó volando. La noche era hermosa y apacible.
Unos cinco minutos después se oyó un ruido. Entre las colinas, sobre la curva de la antigua carretera, hubo un movimiento, una luz mortecina, y luego un murmullo.
Tomás se volvió lentamente, con la taza de café en la mano derecha.
Y asomó en las colinas una extraña aparición.
Era una máquina que parecía un insecto de color verde jade, una mantis religiosa que saltaba suavemente en el aire frío de la noche, con diamantes verdes que parpadeaban sobre su cuerpo, indistintos, innumerables, y rubíes que centelleaban con ojos multifacéticos. Sus seis patas se posaron en la antigua carretera, como las últimas gotas de una lluvia, y desde el lomo de la máquina un marciano de ojos de oro fundido miró a Tomás como si mirara el fondo de un pozo.


Tomás levantó una mano y pensó automáticamente:
¡Hola!, aunque no movió los labios. Era un marciano. Pero Tomás había nadado en la Tierra en ríos azules mientras los desconocidos pasaban por la carretera, y había comido en casas extrañas con gente extraña y su sonrisa había sido siempre su única defensa. No llevaba armas de fuego. Ni aun ahora advertía esa falta aunque un cierto temor le oprimía el pecho.
También el marciano tenía las manos vacías. Durante unos instantes, ambos se miraron en el aire frío de la noche.
Tomás dio el primer paso.
—¡Hola! —gritó.
—¡Hola! —contesto el marciano en su propio idioma. No se entendieron.
—¿Has dicho hola? —dijeron los dos.
—¿Qué has dicho? —preguntaron, cada uno en su lengua.
Los dos fruncieron el ceño.
—¿Quién eres? —dijo Tomás en inglés.
—¿Qué haces aquí —dijo el otro en marciano.
—¿A dónde vas? —dijeron los dos al mismo tiempo, confundidos.
—Yo soy Tomás Gómez,
—Yo soy Muhe Ca.
No entendieron las palabras, pero se señalaron a sí mismos, golpeándose el pecho, y entonces el marciano se echó a reír.
—¡Espera!
Tomás sintió que le rozaban la cabeza, aunque ninguna mano lo había tocado.
—Ya está —dijo el marciano en inglés—. Así es mejor.
—¡Qué pronto has aprendido mi idioma!
—No es nada.
Turbados por el nuevo silencio, ambos miraron el humeante café que Tomás tenía en la mano.
—¿Algo distinto? —dijo el marciano mirándolo y mirando el café, y tal vez refiriéndose a ambos.
—¿Puedo ofrecerte una taza? —dijo Tomás.
—Por favor.
El marciano descendió de su máquina.


Tomás sacó otra taza, la llenó de café y se la ofreció.
La mano de Tomás y la mano del marciano se confundieron, como manos de niebla.
—¡Dios mío! —gritó Tomás, y soltó la taza.
—¡En nombre de los Dioses! —dijo el marciano en su propio idioma.
—¿Viste lo que pasó? — murmuraron ambos, helados por el terror.
El marciano se inclinó para tocar la taza, pero no pudo tocarla.
—¡Señor! —dijo Tomás.
—Realmente... —comenzó a decir el marciano. Se enderezó, meditó un momento, y luego sacó un cuchillo de su cinturón.
—¡Eh! —gritó Tomás.
—Has entendido mal. ¡Tómalo!
El marciano tiró al aire el cuchillo. Tomás juntó las manos. El cuchillo le pasó a través de la carne. Se inclinó para recogerlo, pero no lo pudo tocar y retrocedió, estremeciéndose.
Miró luego al marciano que se perfilaba contra el cielo.
—¡Las estrellas! —dijo.
—¡Las estrellas! —respondió el marciano mirando a Tomás.
Las estrellas eran blancas y claras más allá del cuerpo del marciano, y lucían dentro de su carne como centellas incrustadas en la tenue y fosforescente membrana de un pez gelatinoso; parpadeaban como ojos de color violeta en el estómago y en el pecho del marciano, y le brillaban como joyas en los brazos.
—¡Eres transparente! —dijo Tomás.
—¡Y tú también! —replicó el marciano retrocediendo.
Tomás se tocó el cuerpo, sintió su calor y se tranquilizó. «Yo soy real», pensó.


El marciano se tocó la nariz y los labios.
—Yo tengo carne —murmuró—. Yo estoy vivo.
Tomás miró fijamente al fío.
—Y si yo soy real, tú debes de estar muerto.
—¡No! ¡Tú!
—¡Un espectro!
—¡Un fantasma!
Se señalaron el uno al otro y la luz de las estrellas les brillaba en los miembros como dagas, como trozos de hielo, como luciérnagas, y se tocaron otra vez y se descubrieron intactos, calientes, animados, asombrados, despavoridos, y el otro, ah, si, ese otro, era sólo un prisma espectral que reflejaba la acumulada luz de unos mundos distantes.
Estoy borracho, pensó Tomás. No se lo contaré mañana a nadie. No, no.
Se miraron un tiempo, de pie, inmóviles, en la antigua carretera.
—¿De dónde eres? —preguntó al fin el marciano.
—De la Tierra.
—¿Qué es eso?
Tomás señaló el firmamento.
—¿Cuándo llegaste?
—Hace más de un año, ¿no recuerdas?
—No.
—Y todos vosotros estabais muertos, así lo creímos. Tu raza ha desaparecido casi totalmente ¿no lo sabes?
—No. No es cierto.
—Sí. Todos muertos. Yo vi los cadáveres. Negros, en las habitaciones, en las casas. Muertos. Millares de muertos.
—Eso es ridículo. ¡Estamos vivos!
—Escúchame. Marte ha sido invadido. No puedes ignorarlo. Has escapado.
—¿Yo? ¿Escapar de qué? No entiendo lo que dices. Voy a una fiesta en el canal, cerca de las montañas Eniall. Allí estuve anoche. ¿No ves la ciudad?
Tomás miró hacia donde le indicaba el marciano y vio las ruinas.
—Pero cómo, esa ciudad está muerta desde hace miles de años.
El marciano se echó a reír.
—¡Muerta! dormí allí anoche.
—Y yo estuve allí la semana anterior y la otra, y hace un rato y es un montón de escombros. ¿No ves las columnas rotas?
—¿Rotas? Las veo perfectamente a la luz de la luna. Intactas.
—Hay polvo en las calles —dijo Tomás.
—¡Las calles están limpias!
—Los canales están vacíos.
—¡Los canales están llenos de vino de lavándula!
—Está muerta.
—¡Está viva! —protestó el marciano riéndose cada vez más—. Oh, estás muy equivocado ¿No ves las luces de la fiesta? Hay barcas hermosas esbeltas como mujeres, y mujeres hermosas esbeltas como barcas; mujeres del color de la arena, mujeres con flores de fuego en las manos. Las veo desde aquí, pequeñas, corriendo por las calles. Allá voy, a la fiesta. Flotaremos en las aguas toda la noche, cantaremos, beberemos, haremos el amor. ¿No las ves?
—Tu ciudad está muerta como un lagarto seco. Pregúntaselo a cualquiera de nuestro grupo. Voy a la Ciudad Verde. Es una colonia que hicimos hace poco cerca de la carretera de Illinois. No puedes ignorarlo. Trajimos trescientos mil metros cuadrados de madera de Oregon, y dos docenas de toneladas de buenos clavos de acero, y levantamos a martillazos los dos pueblos más bonitos que hayas podido ver. Esta noche festejaremos la inauguración de uno. Llegan de la Tierra un par de cohetes que traen a nuestras mujeres y a nuestras amigas. Habrá bailes y whisky...

El marciano estaba inquieto.
—¿Dónde está todo eso?
Tomás lo llevó hasta el borde de la colina y señaló a lo lejos.
—Allá están los cohetes. ¿Los ves?
—No.
—¡Maldita sea! ¡Ahí están! Esos aparatos largos y plateados.
—No.
Tomás se echó a reír.
—¡Estás ciego!
—Veo perfectamente. ¡Eres tú el que no ve!
—Pero ves la nueva ciudad, ¿no es cierto?
—Yo veo un océano, y la marea baja.
—Señor, esa agua se evaporó hace cuarenta siglos.
—¡Vamos, vamos! ¡Basta ya!
—Es cierto, te lo aseguro.
El marciano se puso muy serio.
—Dime otra vez. ¿No ves la ciudad que te describo? Las columnas muy blanca, las barcas muy finas, las luces de la fiesta... ¡Oh, lo veo todo tan claramente! Y escucha... Oigo los cantos. ¡No están tan lejos!
Tomás escuchó y sacudió la cabeza.
—No.
—Y yo, en cambio, no puedo ver lo que tú me describes —dijo el marciano.
Volvieron a estremecerse. Sintieron frío.
—¿Podría ser?
—¿Qué?
—¿Dijiste que «del cielo»?
—De la Tierra.
— La Tierra , un nombre, nada —dijo el marciano—. Pero... al subir por el camino hace una hora... sentí...
Se llevó una mano a la nuca.
—¿Frío?
—Sí.
—¿Y ahora?
—Vuelvo a sentir frío. ¡Qué raro! Había algo en la luz, en las colinas, en el camino... —dijo el marciano—. Una sensación extraña... El camino, la luz... Durante unos instante creí ser el único sobreviviente de este mundo.
—Lo mismo me pasó a mí —dijo Tomás, y le pareció estar hablando con un amigo muy íntimo de algo secreto y apasionante.

El marciano meditó unos instantes con los ojos cerrados.
—Sólo hay una explicación. El tiempo. Sí. Eres una sombra del pasado.
—No. Tú, tú eres del pasado —dijo el hombre de la Tierra.
—¡Qué seguro estas! ¿Cómo es posible afirmar quién pertenece al pasado y quién al futuro? ¿En qué año estamos?
—En el año dos mil dos.
—¿Qué significa eso para mí?
Tomás reflexionó y se encogió de hombros.
—Nada.
—Es como si te dijera que estamos en el año 4462853 S.E.C. No significa nada. Menos que nada. Si algún reloj nos indicase la posición de las estrellas...
—¡Pero las ruinas lo demuestran! Demuestran que yo soy el futuro, que yo estoy vivo, que tú estás muerto.
—Todo en mí lo desmiente. Me late el corazón, mi estómago siente hambre, mi garganta sed. No, no. Ni muertos, ni vivos, más vivos que nadie, quizá. Mejor, entre la vida y la muerte. Dos extraños cruzan en la noche. Nada más. Dos extraños que pasan. ¿Ruinas dijiste?
—Sí. ¿Tienes miedo?
—¿Quién desea ver el futuro? ¿Quién ha podido desearlo alguna vez? Un hombre puede enfrentarse con el pasado, pero pensar... ¿Has dicho que las columnas se han desmoronado? ¿Y que el mar está vacío y los canales, secos y las doncellas muertas y las flores marchitas? —El marciano calló y miró hacia la ciudad lejana. —Pero están ahí. Las veo. ¿No me basta? Me aguardan ahora, y no importa lo que digas.
Y a Tomás también lo esperaban los cohetes, allá a lo lejos, y la ciudad, y las mujeres de la Tierra.
—Jamás nos pondremos de acuerdo —dijo.
—Admitamos nuestro desacuerdo —dijo el marciano—. ¿Qué importa quién es el pasado o el futuro, si ambos estamos vivos? Lo que ha de suceder sucederá, mañana o dentro de diez mil años. ¿Cómo sabes que esos templos no son los de tu propia civilización, dentro de cien siglos, desplomados y en ruinas? ¿No lo sabes? No preguntes entonces. La noche es muy breve. Allá van por el cielo los fuegos de la fiesta, y los pájaros.

Tomás tendió la mano. El marciano lo imitó. Sus manos no se tocaron, se fundieron atravesándose.
—¿Volveremos a encontrarnos?
—¡Quién sabe! Tal vez otra noche.
—Me gustaría ir contigo a la fiesta.
—Y a mí me gustaría ir a tu ciudad y ver esa nave de que me hablas y esos hombres, y oír todo lo que sucedió.
—Adiós —dijo Tomás.
—Buenas noches.
El marciano voló serenamente hacia las colinas en su vehículo de metal verde. El terrestre se metió en su camioneta y partió en silencio en dirección contraria.
—¡Dios mío! ¡Qué pesadillas! —suspiró Tomás, con las manos en el volante, pensando en los cohetes, en las mujeres, en el whisky, en las noticias de Virginia, en la fiesta.
—¡Qué extraña visión! —se dijo el marciano, y se alejó rápidamente, pensando en el festival, en los canales, en las barcas, en las mujeres de ojos dorados, y en las canciones.
La noche era oscura. Las lunas se habían puesto. La luz de las estrellas parpadeaba sobre la carretera ahora desierta y silenciosa. Y así siguió, sin un ruido, sin un automóvil, sin nadie, sin nada, durante toda la noche oscura y fresca.

F I N